LA CONSTITUCIÓN DEL SIGLO XXI

noviembre 11, 2015 0 Por Pablo Diestro
Invertirás 3 minutos de lectura
Por: Arturo Rubio RUÍZ
El lunes 05 de febrero de 1917, el Diario Oficial, órgano del Gobierno Provisional de la República Mexicana, publica el decreto que envía don Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, mediante el cual, en Congreso Constituyente expide la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que reforma la de 05 de febrero de 1857, durante su 45º Sesión ordinaria celebrada en el Teatro Iturbide de la Ciudad Santiago de Querétaro, la tarde del martes 16 de enero de 1917, con la asistencia de 139 diputados. 
Como dato anecdótico, en esa sesión, se asienta que el C. Tobías C. Soler envió un memorial pidiendo que el nuevo Estado del Nayarit se llame “Carranza”. El Congreso se disolvió sin darle curso a tal solicitud.
La Constitución General de la República, es la ley fundamental y suprema del Estado, que consagra y delimita los atributos de la autoridad, estipulando los derechos y obligaciones de gobernantes y gobernados. Es la norma suprema de la cual emanan todos los órdenes de gobierno, de la cual deriva todo el marco legal nacional, leyes orgánicas, leyes reglamentarias, códigos, estatutos y reglamentos en general.
Como parte de los preparativos a la celebración del centenario de la publicación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que tendrá verificativo en febrero de 2017, la Cámara de Diputados encargó al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, un estudio técnico del texto de la Constitución, partiendo de la base que dicho texto ha sufrido 642 modificaciones, a lo largo del centenario que lleva su vigencia.
La idea es “actualizarla”, ponerla a la altura de los textos constitucionales más modernos, acorde a las tendencias normativas internaciones vanguardistas en el tema.
Actualmente nuestra Constitución se ha engrosado al punto de tener tres veces más volumen de texto que su original de 1917, y las múltiples reformas que ha sufrido a lo largo de su vigencia, han generado que a la fecha presente un texto fragmentado, desordenado, asistemático, sobreabundante en detalles, y metodológicamente infuncional en algunos aspectos fundamentales, lo que ha generado importantes corrientes de opinión que consideran que es tiempo de contar con una nueva constitución, que debemos convocar a un nuevo Congreso Constituyente que nos lleve a contar con un nuevo texto constitucional que supere todas las limitaciones e inconvenientes apuntados.
El estudio que presentó el Instituto de Investigaciones Jurídicas, de acuerdo a la información que publica su vocero,  se centra en una reordenación del texto constitucional, en el que sin distorsionar el contenido original, se hacen adecuaciones gramaticales, temáticas, de progresión y contextualización, para hacer un documento más legible, más acorde, más sistemático, sin modificar los artículos emblemáticos: el 1º, de los derechos fundamentales, el 3º, de la educación, 14, 16 y20, de legalidad y debido proceso penal, el 27, de la propiedad y el dominio original de la Nación, el 123, de los derechos de los trabajadores y el 130 de las relaciones del Estado con las organizaciones religiosas.
En su propuesta, los académicos universitarios presentan de manera complementaria un instrumento como proyecto de “Ley de Desarrollo Constitucional” que agrupa los aspectos reglamentarios de la Constitución, siguiendo el modelo Español de ley orgánica flexible, estableciendo una vía de reformas constitucionales más dinámica y funcional.
La idea es darle nuevo formato al texto constitucional y dotarla de un mecanismo operativo adecuado, para contar con un procedimiento propio y adecuado de reforma, para dotar de flexibilidad al ordenamiento constitucional.
Se busca darle nuevas dinámicas de reforma a la Constitución y en general al marco legal del país, para actualizar a nuestra Constitución a los tiempos modernos, de cara al inicio de su segundo centenario.
La versión digital del estudio presentado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas a la Cámara de Diputados, se encuentra disponible al público en general, en el portal: www.juridicas.unam.mx.