Lastimados 62 por ciento de los tiburones ballena de la bahía de La Paz: Estrella Navarro

Lastimados 62 por ciento de los tiburones ballena de la bahía de La Paz: Estrella Navarro

septiembre 9, 2019 0 Por Raymundo León

¡Únete a nuestro canal de Telegram y entérate antes que nadie de las noticias más destacadas!

Me quiero unir al canal
Invertirás 3 minutos de lectura

La Paz, Baja California Sur.- El 62 por ciento de los tiburones ballena de la bahía de La Paz presenta heridas provocadas por las embarcaciones que circulan por la zona, señaló la bióloga marina por la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), Estrella Navarro Holm.

Dijo que el año pasado se crearon tres zonas de refugio en la bahía de La Paz para proteger a los tiburones ballena que se concentran en esta región, por lo que hay que esperar los resultados, pero el principal problema que se tenía era que muchos ejemplares estaban cortados por las propelas de las embarcaciones.

Mencionó que entre otras acciones se establecieron límites de velocidad para evitar el impacto con los tiburones y una vigilancia especial por parte de autoridades y asociaciones civiles.

Sin embargo, llamó a prestadores de servicios turísticos y  pescadores que trabajan en la bahía de La Paz para que cambien las propelas de sus embarcaciones por transmisiones de propulsión a chorro y eliminar el riesgo de lastimar a los tiburones ballena.

Recomendó a los turistas que quieren observar el tiburón ballena a que elijan a los prestadores de servicios turísticos que otorgan el brazalete de protección a esta especie porque este souvenir financía la vigilancia de las áreas de refugio.

La campeona nacional de buceo libre y activista ambiental, protagonista de documentales sobre la conservación de los océanos, dijo que la observación de tiburones en el mundo es más rentable que su pesquería.

En ese sentido, se congratuló con los resultados de la Conferencia de Partes de la Convención Internacional sobre el Comercio de Especies de Flora y Fauna (CITES), celebrada finales de agosto, en la que fue aprobada la propuesta de México para proteger al tiburón mako.

Mencionó que la especie quedó incluida en el Apéndice II del CITES que consiste en que los países que van a comerciar con el tiburón mako deben contar con licencias para su exportación y garantizar la sustentabilidad de las poblaciones.

Estrella Navarro dijo que ahora se van a tener mucho más elementos para regular el tráfico del tiburón mako, aunque también hay otras alternativas de aprovechamiento como el avistamiento de la especie.

Dijo que es un buen negocio para el ecoturismo y puso como ejemplo a Los Cabos, Baja California Sur, donde gente de todo el mundo interactúa con la especie a través del buceo libre.

Mencionó que esta especie es el primo pequeño del tiburón blanco, pero lo supera en velocidad y agilidad. En algunos países es llamado “Diamante” porque su piel brilla con un tono plateado y es un animal muy curioso que se acerca mucho a las personas que interactúan con él en las actividades de observación.

Señaló que es una especie en peligro porque su tendencia poblacional global estima un declive del 46.6 por ciento que podrían alcanzar hasta el 79 por ciento en las siguientes tres generaciones.

La deportista sudcaliforniana resaltó el papel de México en la protección del tiburón mako, ya que fue el país que hizo la propuesta, a la que se sumaron 55 naciones más.

Comentó que en el mundo hay alrededor de 500 especies de tiburones, pero sólo están protegidas unas cuantas como el tiburón ballena, el peregrino, el blanco, y ahora el mako con la nueva regulación, por lo que debería ampliarse esta lista.

Dijo que hay una falsa imagen sobre la peligrosidad de los tiburones, pues cinco o seis personas pierden la vida por ataque de estos animales cada año, más que nada por confusión; mientras que el hombre mata más de 100 millones de estos animales.

Puntualizó que desde el punto de vista económico la observación de tiburones es más rentable que su extracción, indicando que un estudio en el que ella participó reveló que para 2033 el avistamiento podría significar  780 millones de dólares de ingresos al año, en tanto que el máximo obtenido por su extracción y comercio hasta ahora es de 630 millones.