La Paz

Más de 200 restaurantes cerraron en BCS; prorrogas en impuestos no fueron suficientes: CANIRAC

Las prórrogas de tres a cinco meses otorgadas al sector, no fue suficiente para la operatividad o reanudación de actividades, señalan

La Paz, BCS, 7 de noviembre.- De los mil 580 restaurantes registrados el año pasado en Baja California Sur, 250 de ellos cerraron sus puertas de forma temporal o definitiva por la pandemia Covid-19, informó la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Lorena Hinojosa Oliva.

Señaló que las autoridades, al inicio de la pandemia en el estado, les dieron prórrogas de tres y cinco meses para pagar impuestos y servicios, pero eso no se puede considerar un respaldo real, por lo que la mitad de los 250 establecimientos cerrados ya no pudieron reanudar actividades.

Expresó que los bancos no les prestaron dinero, las rentas de hasta 250 mil pesos al mes “eran insufribles”, la luz y el gas no bajaron su precio y los alimentos incrementaron su costo, por lo que algunos dueños de restaurantes gastaron sus ahorros en el pago de liquidaciones de sus colaboradores; mientras que otros permanecieron abiertos o con la posibilidad de reabrir al vender y malbaratar bienes muebles e inmuebles.

Dijo que en 2020, con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, 10 mil trabajadores de la industria restaurantera perdieron sus empleos en Baja California Sur, pero a estas alturas del 2021 (con semáforo verde en los municipios de La Paz y Los Cabos, donde se concentra la mayor parte de la población del estado) se han recuperado casi todos y están a un paso de abrir nuevas plazas en el mes de diciembre.

Manifestó que los micro, pequeños y medianos empresarios, entre ellos los restauranteros, pasaron por una situación muy difícil en el estado, pero es difícil que lo puedan entender quienes tuvieron su salario seguro durante la pandemia.

Expresó que las autoridades deberían platicar con los empresarios para lograr acuerdos que permitan reactivar la economía del país, pues si bien es cierto que el salario mínimo es el más alto en la historia de México, también lo es que la comida de la canasta básica está más cara que nunca.

Mencionó que además se debe dimensionar la importancia de la industria restaurantera, pues su cadena productiva es muy grande y es la primera generadora de empleos directos e indirectos.

Lorena Hinojosa dijo que desconoce cuánto tiempo van a durar las medidas sanitarias contra el Covid-19, pero llamó a la sociedad a no bajar la guardia porque a nadie le conviene retroceder en el semáforo, y hay que seguir con los cuidados para que a nadie le falte un plato de comida en su casa.

Raymundo León

Director de la revista Ejecutivos y Noticias | Periodista | Columnista | Panelista en la mesa de análisis de Radio Fórmula y Meganoticias BCS

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button