MUERE EDUARDO MORALES A BALAZOS EN MIRAMAR.

agosto 30, 2015 0 Por Pablo Diestro

¡Únete a nuestro canal de Telegram y entérate antes que nadie de las noticias más destacadas!

Me quiero unir al canal
Invertirás 2 minutos de lectura
La tarde de ayer poco antes de las 6 de la tarde, se escucharon disparos por la calle Mar Caribe, casi esquina con la calle Miramar, en la colonia del mismo nombre, zona en donde la seguridad pública no existe, ahí cayó gravemente herido al recibir varios impactos de bala 9 milímetros el joven Guillermo Eduardo Armenta Morales, (alias El Toro), de 22 años de edad, sin oficio alguno, pero con antecedentes por robo, así como por narco menudeo. Guillermo Eduardo murió momentos después debido a las lesiones que recibió.
A la vez resultó con lesiones leves José María Valdez González, de 24 años de edad, de oficio herrero, quien fue atendido por paramédicos en el mismo lugar y quedó bajo el resguardo de la policía ministerial para investigación.
Guillermo Eduardo fue trasladado en código rojo al hospital Salvatierra, donde murió a causa de las heridas de proyectil de arma de fuego calibre 9 milímetros, ya que recibió dos impactos en la cabeza y uno más en el pecho.
Al iniciar los trabajos de investigación, se encontró en el lugar cinco casquillos percutidos de calibre 9 milímetros, de los cuales tres balas fueron para Guillermo Eduardo, mientras que José María Valdez recibió un rozón en un brazo.
Testigos que pasaban por el lugar rumbo a unan tiende de conveniencia que se encuentra a unos 60 metros donde sucedieron los acontecimientos, informaron que escucharon de cinco a siete detonaciones, pero no sabían de donde procedían por lo que corrieron a protegerse.
Eduardo Guillermo y José María caminaban rumbo a la casa del segundo, cuando sorpresivamente apareció un auto Toyota Corolla color blanco de modelo viejo y con vidrios polarizados,  de donde apareció un arma por una de las ventanillas trasera  e hicieron los disparos directamente a la pareja de jóvenes que caminaban por la calle de Mar Caribe.
El auto huyo por la calle Miramar rumbo a la Pino Pallas y de ahí a la J. Mújica, por lo que se inició una persecución por parte de unidades de la policía ministerial, así como de la municipal.
Los vecinos de la calle mar Caribe se quejan de la falta de vigilancia, de la escasa  o nula seguridad pública, ya que en esa calle existen varias casas deshabitadas y por las noches es utilizada como punto de reunión de adictos, así como de criminales, ya que han llegado a ver gente herida  y dejan huella de lo que ahí sucede.
Los pisos de las casas se aprecian con huellas de pies sangrientos de personas, así como manchas de sangre por diferentes lugares de esas casas polvorientas y solitarias, por lo que han pedido ayuda de la policía pero nunca se ha presentado cuando hay gente drogándose o cuando se atiende a heridos por arma blanca o por bala, lo cual se da de manera continua.
Eso es precisamente por la falta de seguridad pública, la que ha estado ausente, ya que los vecinos se quejan de la falta de vigilancia, ya que difícilmente han visto unidades de la policía preventiva.