ORGULLO DE NO SER «NATURAL»

ORGULLO DE NO SER «NATURAL»

septiembre 21, 2016 2 Por Pablo Diestro
Invertirás 3 minutos de lectura

Creo que en la vida real en que vivimos y socializamos es un mundo donde cada vez hay una mayor cantidad de «familias disfuncionales» en las que ya no suele existir un modelo tradicional «mamá – papá – hijos» como hace años, sino que hoy en día se observa un modelo completamente diferente, me refiero al monoparental «mamá – hijos / papá – hijos», esto a consecuencia de las adversidades cotidianas como los accidentes y/o enfermedades que nos provocan la muerte, dando como resultado la viudez o en su defecto alguna diferencia entre la pareja que provoca la disfunción y separación de esa relación.

Soy de la opinión que una familia no se complementa únicamente con el modelo tradicionalista que anteriormente fue descrito, sin embargo no dejo de preguntar a mis amigos y familia como a mi mismo: ¿En verdad es tan necesario tener al lado a mamá y papá para asegurar que vivimos en una familia y sociedad «naturales«?.

Según la Real Academia Española, Matrimonio significa:

  1. m. Unión de hombre y mujer, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.
  2. m. En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

 

Con base en esta información es claro que solo un reducido grupo social está de acuerdo en resguardar la unidad conyugal que ha dejado de ser patrimonio de la heterosexualidad tradicionalista, causando molestia, denostación y desinformación con el fin de hacer un lavado de cerebro a la sociedad que pareciera un llamado de atención al racismo por solo tener preferencias sexuales diferentes meramente.

Debo agradecer a mis progenitores, principalmente a mi madre, que durante muchos años, sola, a cargo de su hijo y su madre y sin ayuda, supo surcar las adversidades que la vida le ponía, todos los días un reto que supo como salir adelante, con el sudor de su frente, hasta el día en que llegó una persona especial, única, que se convirtió en mi cómplice de juegos, sorpresas y convivencias, una figura irremplazable y no solo por el hecho de ser quien es, honor a quien honor merece: mi padre, es él quien complementó una vida, se unió a una familia de 2, llegó para complementarla, a sumarse a nuestra vida cotidiana, para trabajar, sudar y dar su mejor esfuerzo, codo a codo. Este es un ejemplo de Familia Natural, 2 personas que se complementan y juntos, con amor, tomados de la mano caminan siempre.

Orgulloso me siento de pertenecer a una familia no natural, no tradicional, pero si a una integral, que no discrimina, juzga, señala y mucho menos divide en grupos de aceptación social, una familia en dónde los valores, los principios y el respeto son la clave y columna vertebral de nuestro núcleo.

Soy parte de una familia diferente que me supo criar y hacer de mi un hombre responsable. No es necesario explicar quien soy, muchos me conocen y conocen mis raíces, de las cuales he de decir me siento orgulloso.

«#DefendamosLaFamilia» es la campaña que trae el Frente Nacional por la Familia, quienes están en contra de la iniciativa del Matrimonio Igualitario presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto, que cabe señalar, en ningún artículo, fragmento o párrafo de esta iniciativa declara o insinúa los puntos que declaran los representantes y personas pertenecientes a la defensa «a favor de la familia» (consulta AQUÍ la iniciativa).

¡#DefendamosLaFamilia sí! estoy a favor, pero defendamosla sin lastimar a nuestros prójimos, sin denostar ni agredir; no hay necesidad. Muchos son los que se escudan en Dios, recordando que él nos hizo a su imagen y semejanza, a esos, los invito a acercarse a nuestros hermanos, a esos que aseguran que no son hijos de nuestro señor sino del diablo, sólo por ser homosexual o lesbiana.

Sólo Dios juzga, nosotros estamos de paso…

Te invito a dialogar en Twitter: @RuyDiestro