Foto: Ejecutivos y noticias

La Paz, Baja California Sur.- El delegado de la Secretaría de Bienestar Social en Baja California Sur, Víctor Manuel Castro Cosío, manifestó que el tema de la pandemia COVID-19 se ha politizado en México y esta entidad no es la excepción.

Expresó que hay dos visiones para atender la emergencia, la que plantea que se recurra a los créditos internacionales y al fondo de contingencia y la que ha comprobado que se puede salir adelante sin endeudar al país y sin rescatar a los grandes capitales.

Al hablar del impacto de la pandemia en México, el funcionario expresó que en primer lugar hay que reconocer el trabajo de los médicos, enfermeras, trabajadores de la salud, de seguridad, de limpieza, de protección civil, todos los que apoyan en estos momentos a la población en medio de la emergencia.

En contraste, señaló que siempre hay gente que quiere politizar las cosas, que si usas tapabocas o no, gente sin escrúpulos que incluso ha hecho una campaña negra “chafa” en su contra preguntando ¿dónde está el profesor?, cuando quedó claro desde el 23 de marzo que no se iban a dar audiencias públicas para evitar contagios; pero se ha seguido trabajando bajo un esquema especial y se ha cumplido con todos los programas de apoyo social y los dispuestos por el gobierno de la República para atender la emergencia sanitaria y económica.

Víctor Castro dijo que los programas sociales de apoyo a la población que benefician a más de 100 mil sudcalifornianos no han parado y recientemente se entregaron 7,080 créditos de 25 mil pesos.

Adicionalmente, mencionó, están los apoyos del IMSS, del ISSSTE, del INFONAVIT y está por llegar el recurso para atender a 5 mil pescadores con 7 mil pesos.

El delegado de Bienestar Social destacó que de enero a la fecha entre los programas de bienestar social y los microcréditos en Baja California Sur el gobierno federal ha entregado más de 600 millones de pesos; aparte de lo que se invierte en la SCT, Conagua y otras dependencias federales, los recursos que se dispersan a través del gobierno del estado a los trabajadores de la educación y de la salud, por lo que no se puede decir que el gobierno federal no está apoyando al estado.

Dijo que en el tema sanitario, la poca población hizo que Baja California Sur apareciera en los primeros lugares de afectación de la pandemia, pero a estas alturas ya no es un foco rojo, lo que no significa que no estén preocupados y sigan con las medidas para que la enfermedad no se propague.

Al abundar sobre el tema de salud, señaló que la pandemia COVID-19 sorprendió al mundo y en México dejó en claro el desastre del sistema nacional de salud.

Señaló que fue una de las estructuras más dañadas por el neoliberalismo, por lo que en noviembre del 2019 fue aprobada la creación del INSABI para reorganizarlo, pero cuando estaban en la etapa de revisión de hospitales, insumos y compra de medicamentos, la pandemia llegó a México.

Expresó que en ese momento la prioridad del gobierno federal fue salvaguardar la vida de la población y concentrar los esfuerzos en la dotación de insumos a todo el sistema de salud, porque no sólo es el INSABI, sino también las estructuras estatales, el ISSSTE, el IMSS, las instituciones de salud militares, debido a que faltaban respiradores, materiales de protección para los trabajadores y personal especializado para atender los casos de COVID-19.

Expresó que mucha gente se molesta cuando se habla de cómo encontraron el sistema de salud, pero no se puede dejar de ver la realidad de un país con mucha gente enferma de diabetes o hipertensión, consecuencias de un proceso de mala alimentación, porque se dejó de lado la prevención y no creció la infraestructura ni el personal de salud al parejo de la población.

Mencionó que por fortuna, como lo ha dicho el presidente de la República, México no fue de los primeros países afectados por la pandemia, si no estaría en condiciones verdaderamente dramáticas. Cierto, dijo, en el Distrito Federal hay algunos hospitales con saturación de hospitales y esa es la preocupación principal, pero hay otras entidades como Baja California Sur donde hay capacidad suficiente para atender a los pacientes, por encima de la media nacional, siempre y cuando la población mantenga la sana distancia y se quede en casa.

El funcionario destacó la coordinación de esfuerzos entre los diferentes niveles de gobierno para que este mensaje sea atendido por parte de la población, de ahí que cuando le preguntan qué ha hecho el gobierno federal, responde que además de dotar de insumos al sector de la salud, está el apoyo de las fuerzas federales recorriendo carreteras y lugares invitando a la gente que se quede en casa, sin recurrir a medidas coercitivas.

El delegado de Bienestar Social en Baja California Sur dijo que la pandemia afecta la economía de todo el estado, pero en especial de Los Cabos, motor y corazón económico de la entidad porque la actividad turística se encuentra paralizada.

Mencionó que a reserva de los acuerdos a que se pueda llega con el sector turístico para la reactivación económica de este ramo, el gobierno de la República ha enfocado su atención al fortalecimiento de la economía de abajo, por eso la entrega de siete mil 87 microcréditos de 25 mil pesos en La Paz y Los Cabos, principales municipios afectados por la pandemia.
Expresó que la inversión en Baja California Sur superó los 177 millones de pesos, el doble de lo proyectado, a los que hay que sumar los créditos del IMSS, del INFONAVIT, y los préstamos del ISSSTE a sus trabajadores.
Subrayó que la postura del gobierno federal es clara, se apoyará la economía social, no habrá rescates, endeudamiento ni recursos extraordinarios.
Precisó que a los gobiernos de los estados se les adelantaron las participaciones federales del ramo de salud hasta junio para que le entraran con todo a la emergencia sanitaria, para que tuvieran capacidad de respuesta, ese fue el esfuerzo que se hizo.

- Publicidad -
loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here