RECIBEN RÁFAGA DE CUERNO DE CHIVO Y SE SALVAN.

septiembre 9, 2015 0 Por Pablo Diestro

¡Únete a nuestro canal de Telegram y entérate antes que nadie de las noticias más destacadas!

Me quiero unir al canal
Invertirás 2 minutos de lectura
Por Max Rodríguez
“Yo Salí a gatas, me arrastré desde mi lado hasta la puerta del copiloto, fue mucho miedo sentimos las balas calientes”, dijo  Miguel Ángel Castro Romero, de 23 años de edad y quien conducía la camioneta Rav4 2001 sin placas de circulación que fue atacada a balazos por dos personas que circulaban en un auto Toyota Corolla 1999 color gris oscuro, en el crucero de la carretera a Los Planes, El Libramiento Oceguera y Luis Donaldo Colosio.
Eran aproximadamente las 21:40 horas cuando sucedió el ataque. Miguel Ángel , quien conducía la Rav 4 era acompañado por Mario Alberto Meza, de 20 años de edad, quien viajaba en la parte posterior de la camioneta y también salió por el lado derecho hacia el monte.
Anoche salvaron la vida los dos jóvenes, ya que la camioneta en que viajaban fue destrozado del lado izquierdo, donde impactaron las balas al parecer de cuerno de chivo.
Miguel Ángel dijo que circulaban desde la 8 de Octubre hacia la gasolinera que está a la salida del libramiento Oceguera, pero desde aquella colonia se dieron cuenta que eran seguidos por un auto Corolla color gris oscuro y sin placas.
Fue cuando le dijo a su compañero que se “brincara” hacia los asientos traseros para vigilar al auto que los seguía.
Indicó que de momento lo perdieron de vista y cuando menos lo esperaban lo vieron a un lado de ellos, se les había emparejado y fue cuando les dispararon.
“Fue una ráfaga, es de armas de grueso calibre porque se escucharon muy fuertes, sentimos muy feo, pero alcanzamos a reaccionar y salimos por las puestas de la derecha”, señaló Miguel Ángel.
Agregó que las balas destrozaron los cristales traseros, así como la parte superior del techo, pero no entraron a donde ellos se encontraban y por eso fue que salvaron la vida.
El caso es que estos dos jóvenes que dicen no tener nada que ver con células criminales, ni ser adictos, ya fueron señalados por los narcotraficantes.