fbpx
Nacional

Revocación de mandato es una simulación; requiere 36 millones de votos a favor: Rigoberto Mares

La Paz, Baja California Sur.- Con 372 votos a favor y 75 en contra en lo general, y 356 votos a favor y 84 en contra en lo particular, la Cámara de Diputados aprobó esta tarde la iniciativa de revocación de mandato presidencial de Andrés Manuel López Obrador, la cual determina que deberá someterse a votación de 36 millones de mexicanos para que ésta pueda proceder.

En este sentido, en entrevista telefónica, el diputado federal del Partido Acción Nacional (PAN) por Baja California Sur, José Rigoberto Mares Aguilar, señaló que la revocación de mandato del ejecutivo federal “no es un instrumento para que los ciudadanos quiten o pongan a nuestros gobernantes; por el contrario, esta iniciativa genera una simulación y queja la posibilidad de ejercer el autoritarismo por parte del gobierno federal”.

“En Acción Nacional siempre hemos estado a favor de las figuras que permitan una mayor participación ciudadana y empoderen al ciudadano a través del ejercicio cívico y político, sin embargo, lo que nos presentaron se trata de una simulación con parámetros absurdos que no se podrán cumplir, y dejarán a modo las decisiones finales de la población”, dijo.

Para que el procedimiento se lleve a cabo, explicó, se requiere la elaboración de un documento signado por al menos 2 millones y medio de ciudadanos organizados para pedir la revocación; adicionalmente, para que esto se cumpla, será necesaria la participación de 36 millones de mexicanos que tendrán que votar a favor o en contra de tal solicitud.

“Si vemos lo que han pasado en las consultas populares patito que ha organizado el Gobierno Federal, no se acerca en lo más mínimo a una participación de lo que se planteó; por lo tanto, frente a lo que estamos es una simulación porque ponen requisitos que son prácticamente imposibles de cumplir”, refirió el funcionario federal.

“Si la votación fuera por el ‘sí’ a la revocación de mandato, y que el Presidente dejara el cargo, si no votan los 36 millones de personas, esa votación no sería vinculante, vaya, no sería obligatoria […] Los parámetros que establecen son básicamente imposibles de alcanzar, ¿Quién organizaría la recolección de 2.5 millones de firmas de personas?, si no es a través del propio gobierno o una fuerza muy poderosa, pues es mentira que esos ciudadanos van a firmar; solo veamos el trámite para la conformación de un nuevo partido, el cual resulta muy complicado recolectar firmas para materializarlo, ahora imagínense para una tarea de esta magnitud, es imposible”, sostuvo.

Por otro lado, Mares Aguilar recalcó que “también es una mentira que el pueblo pone y el pueblo quita”, al suponer que en un panorama donde se alcancen los requisitos que la iniciativa establece y se procediera a renovar el mandato del presidente, “será el propio Congreso Federal el encargado de elegir al nuevo presidente sin que requiera la participación u opinión de los ciudadanos; en otras palabras, sería la clase política quién designe al nuevo ejecutivo federal”, advirtió.

“Sería una herramienta ciudadana si no se requirieran firmas y el trámite tuviera carácter obligatorio para que al cumplirse los 3 años de gobierno, se le de la definición o se ponga en consideración del pueblo revocar o no a su gobernante […] esa si sería una herramienta que generaría certidumbre y todos estaríamos claros que a los 3 años se va a proceder, pero no poner requisitos que no van”, insistió.

Cabe señalar que la propuesta enviada por Andrés Manuel López Obrador no contempla la asignación de un recurso o partida presupuestal para que el Instituto Nacional Electoral (INE), como órgano coordinador de las consultas ciudadanas y responsable de realizar el análisis para la revocación, “vemos la construcción del andamiaje autoritario que nos llevaría a modelos como el de Bolivia, Ecuador y Venezuela que son antidemocráticos y han resultado desastrosos para los ciudadanos, por eso votamos en contrate este instrumento de manipulación”, indicó el diputado panista.

Finalmente, mencionó que en los próximos días, serán los Congresos locales los encargados de discutir y aprobar, en su caso, el dictamen que envía el palacio legislativo federal, el cual,  para aprobarse en México se requiere la votación del 50%+1, es decir, de 17 votos de 19, donde MORENA es mayoría legislativa en las entidades.

“Con una mayoría de los congresos locales en todo el país, la Cámara de Senadores y Diputados a cargo de MORENA, no dan certidumbre que tal herramienta se utilice de forma responsable, sino que lo dejan a voluntad ventajosa […] si ven que les conviene someterse a revocación, lo van a hacer, y si no les conviene, evidentemente no lo harán”, concluyó.

Pablo Diestro

Director general de El Centinela | Egresado de la licenciatura en Administración de Empresas | Tecnófilo | Fotógrafo

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button