Sigue la intimidación y provocación de la policía a los reporteros policiacos

Sigue la intimidación y provocación de la policía a los reporteros policiacos

septiembre 27, 2016 0 Por Redacción
Invertirás 2 minutos de lectura

El pasado viernes volvimos a padecer el problema del trato despótico de algunos policías estatales sobre todo que, envalentonados porque portan una placa y un arma de fuego, se han dedicado a amedrentar a obstaculizar el trabajo de los reporteros, y han llegado al grado de intentar intimidarnos y provocarnos para generar un enfrentamiento, a pesar de que hemos trabajado siempre respetando el perímetro atrás de la cinta amarilla con la cual se acordona toda el área del suceso.

¿Qué es lo que quieren que no veamos los reporteros?

¿Acaso solo es una forma estúpida de actuar?

¿O sencillamente es por ignorancia, por no saber trabajar y por no estar debidamente preparados?

Se supopne que los policías, todos, han estado correctamente preparados, se les han impartido cursos suficientes y de primer nivel para poder trabajar en lo que es el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Si no tienen la preparación suficiente, entonces es porque los cursos impartidos valen puro sorbete.

Si los señores no saben cómo formar el perímetro, entonces no sirven para trabajar en lo que es el nuevo sistema y que es el que se desarrolla ahora sin dar marcha atrás.

Un ejemplo claro fue el que formaron el pasado viernes, cuando colocaron la cinta amarilla a unos seis metros de donde sucedió la agresión a balazos contra un joven.

Al llegar el reportero de NBCS Noticias Luis Roldán y este reportero, nos colocamos atrás de dicha cinta, colocada por quienes, se supone, saben hacer las cosas bien y recibieron cursos de capacitación. De inutilidad diría yo.

Fue en ese momento cuando llegaron algunos policías ministeriales y del mando mixto, que por cierto está por desaparecer este último, y comenzaron a gritar desaforadamente entre ellos, “abre la cinta colócala más atrás, encierra a ese carro y tómale fotos para citarlo, toma foto del tipo dentro” o sea su servidor.

Un policía con uniforme de la policía estatal, comenzó a gritarme en la cara y a empujar, mientras que otros amenazaban a Luis Roldán con tomarle fotografías para, supuestamente, demostrar que estábamos dentro del perímetro e involucrarnos en el caso, sin embargo fue más con el propósito de intimidar a los reporteros, para hacerles ver su “gran dominio”.

Definitvamente algo está sucediendo dentro de la policía ministerial, lo que nos permite ver que no hay capacidad en la dirección para el control de sus agentes, que hay presión para el trabajo, que se les obliga a abastecer de gasolina con sus propios recursos a las unidades a su cargo, se les autoriza la carga de combustible por unos cuantos litros a la semana, los cuales son insuficientes para sus actividades, sin embargo eso no es excusa para actuar como lo hacen hasta ahora, por mucha presión y por la falta de un verdadero líder en la dirección de la policía municipal.